Mi experiencia > En la confederación CONCAPA: Cómo llegué > Presentación de candidatura > Proyecto de vida, proyecto para CONCAPA

Logotipo de la Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos, CONCAPA

 

Presentación de candidatura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La práctica religiosa está sostenida por una fe superficial

Resulta muy difícil que los individuos identifiquen el verdadero sentido trascendente de la vida cuando la práctica religiosa está sostenida por una fe superficial.

 

 

 

 

 

En la CONCAPA

Proyecto de vida, proyecto para CONCAPA

Contenido: Presentación del candidato y de su trayectoriaProyecto de vida, proyecto para CONCAPALlevar a la práctica el proyectoRazones para apoyar mi candidaturaConclusión

 

De cualquier forma, el verdadero motor de mi vida es la FAMILIA. No ha sido casualidad que yo me empezara a involucrar en este “mundillo” a raíz del Año Internacional de la Familia. En todos los ámbitos se reconoce que los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos.

 

La dedicación laboral de los padres está condicionando gravemente la calidad educativa en la familia  

La participación activa de los padres no sólo debe proclamarse, sino favorecerse y ser protegida. En repetidas ocasiones nos hemos referido a la dedicación laboral de los padres como una de las cuestiones que está condicionando gravemente la calidad educativa en la familia.

 

Es claro que, cada vez más, de lo que se ocupa el Sistema Educativo es de la enseñanza y no de la educación, hecho que no nos hemos cansado de denunciar públicamente. De manera colateral, es cierto que nuestros hijos están recibiendo incidencias educativas de multitud de sectores, uno de ellos el académico. Y sin embargo, por otra parte, los que tienen la educación como primera responsabilidad, es decir los padres, ni están siendo formados para ejercerla ni protegidos para desempeñarla.

En Navarra jamás hemos hablado directamente del divorcio, de la natalidad, del aborto, de las parejas de homosexuales o lesbianas, de la violencia (sea en el ámbito que sea), de la salud mental relacionada con la depresión o con el suicidio, o de la singular práctica religiosa actual; por citar algunas cuestiones de terrible incidencia social. Pero sí hemos hablado continuamente, en todos los foros que hemos tenido oportunidad, de la falta de madurez de los individuos motivada por una deficiente educación. Hemos insistido hasta la saciedad en que la participación activa de los padres no sólo debe proclamarse sino favorecerse y ser protegida. En repetidas ocasiones nos hemos referido a la dedicación laboral de los padres como una de las cuestiones que está condicionando gravemente la calidad educativa en la familia. Todo esto sin mencionar la falta de disposición de las personas, cada vez más frecuente, a estar en continuo proceso de autoeducación; es decir, de perfeccionamiento humano, de ser mejores cada día.

Todas estas circunstancias, a mi modo de ver, nos están conduciendo, inexorablemente, a que cada vez existan más personas incapaces de mantener una convivencia estable con su cónyuge, a quien han elegido libremente. A que la natalidad se encuentre cada vez en cotas más bajas. A que los hijos sean percibidos como un bien para nuestro entretenimiento y apetencia y no como un “Don”. A que los desequilibrios emocionales, psíquicos y, por qué no decirlo, intelectuales, sean cada vez más frecuentes. Sabéis perfectamente cómo han proliferado los gabinetes de orientación familiar, sexual, consultas de psicólogos y psiquiatras, academias de todo tipo y la cantidad de dinero que se mueve a su alrededor; gran parte de él proveniente de fondos públicos. ¡Y sin embargo, no parece que con todo ello se solucione verdaderamente el problema!

Es más, en nuestra propia organización se nos está yendo una gran parte del presupuesto en pagar a conferenciantes, algunos de los cuales lo primero que hacen es anteponer su caché. Incluso me he encontrado con personas que empezaron a participar en las asociaciones o federaciones de manera altruista; comenzaron dando pequeñas charlas y han terminado convirtiéndose en auténticos conferenciantes profesionales a los que, naturalmente, se les paga. Siendo lícita y loable la finalidad que se persigue, sin embargo, puede verse comprometida cuando se comercializa la actividad. No se debe prescindir de este instrumento formativo, pero quizá deba plantearse desde un prisma diferente.

  La falta de madurez nos está conduciendo a que cada vez existan más personas incapaces de mantener una convivencia estable con su cónyuge
 

La falta de madurez de los individuos, motivada por una deficiente educación, nos está conduciendo, inexorablemente, a que cada vez existan más personas incapaces de mantener una convivencia estable con su cónyuge, a quien han elegido libremente, o que los hijos sean percibidos como un bien para nuestro entretenimiento y apetencia y no como un “Don”.

No voy a abundar en la falta de madurez religiosa, quizá provocada en muchos casos por la deficiente educación que los padres recibieron y que ahora son incapaces de transmitir a sus hijos. Resulta muy difícil que los individuos identifiquen el verdadero sentido trascendente de la vida cuando la práctica religiosa está sostenida por una fe superficial. Cuando está basada muchas veces en las manifestaciones rituales y no en las obras. Cuando no siempre está orientada a hacer el bien al prójimo, aunque no nos apetezca, en coherencia con el ejemplo de Jesucristo. En definitiva: EDUCACIÓN. Porque la educación nos hace libres.

Puede que me taches de utópico, de idealista. Desde mi punto de vista sería una forma de evadirse ante la dificultad. No nos desmoralicemos antes de ponernos a trabajar. Te puedo decir que, gracias a nuestros requerimientos, en Navarra se ha elaborado un plan interdepartamental de apoyo a la familia que se encuentra en la fase de admitir propuestas. Allí se habla de cuestiones que van desde la creación de un centro de apoyo a la familia hasta de una pensión para el ama de casa. Para mí la utopía no existe. Existe la falta de dedicación a una idea, a un proyecto. O simplemente no creer en él.

Éste es mi programa electoral. Como puedes ver no es muy ortodoxo pero tiene tanto alcance y lleva implícita tanta fuerza que, si pudiera arrastraros, lo que conseguiríamos sería una autentica revolución social. Ya sé que no es tiempo de revoluciones, pero yo he ido siempre contra corriente y soy feliz. No me cabe la menor duda de que vosotros también sois de los que habéis tenido que actuar contra corriente, con los hijos, en el colegio, con la administración, en cualquier ámbito social. Trabajando juntos en este proyecto os estoy ofreciendo también un elemento más para prosperar en vuestra propia felicidad. Por otra parte, fácilmente se percibe que se trata de un proyecto de vida. Mi participación no tiene sentido si no es desde esta perspectiva que planteo.

 

Portada | Personal | Mis ideas | Ser dirigente | Mi experiencia
Escríbeme | Libro de visitas

2009 © José Manuel Contreras Naranjo
Mapa Web | Aviso legal

Agregar a favoritos | Convertir en página de inicio | Recomendar