Mi experiencia > En la confederación CONCAPA: Cómo llegué > Presentación de candidatura > Razones para apoyar mi candidatura

Logotipo de la Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos, CONCAPA

 

Presentación de candidatura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No separarse del cargo a su debido tiempo se convierte en un obstáculo

Las personas que insisten en desempeñar cargos de responsabilidad hasta el punto final de su vida participativa, en muchas ocasiones, se convierten en un obstáculo, no solo para la participación de los demás, también para la propia organización.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quizá la Mano Divina ha tenido algo que ver en todo esto

La vida no puede ser el resultado de una consecución de casualidades; aunque el destino de los hombres no esté escrito, dada la libertad con la tomamos nuestras decisiones. Para que yo me encuentre ante la posibilidad de ser elegido Presidente Nacional de CONCAPA han tenido lugar demasiadas casualidades para no estar por medio la Mano Divina, aunque yo he debido aceptar y decidirme por ello.

 

 

 

En la CONCAPA

Algunas razones para apoyar mi candidatura

Contenido: Presentación del candidato y de su trayectoriaProyecto de vida, proyecto para CONCAPALlevar a la práctica el proyectoRazones para apoyar mi candidaturaConclusión

 

Contrarrestando los argumentos que ofrecía mi oponente en las elecciones para que le votaran a él, era necesario explicar las razones por las que los electores podían confiarme el voto. Había aspectos, de los que aquí se contemplan, que preocupaban mucho a la gente de la Confederación. Uno de ellos era la utilización del cargo como plataforma de lanzamiento político.

 

 

La agresividad como dinámica de gestión
 
 

Las expresiones agresivas, los recursos y contra-recursos, las relaciones basadas en manifestaciones prepotentes, pertenecen a una dinámica de gestión muy extendida en nuestra sociedad; cuyos componentes suelen preocuparse, sobre todo, en ir subiendo escalones de poder.

 
 

LIDERAZGO

Como se puede apreciar, en definitiva lo que yo estoy ofreciendo es un liderazgo de la organización. No me cabe duda que, cualquier candidato a la presidencia nacional de CONCAPA, debe asumir la gestión institucional (gestión económica, gestión administrativa, gestión de recursos humanos, gestión informática y de nuevas tecnologías, etc.). Ahora bien, el presidente no tiene por qué cumplir con el requisito de ser un gestor. Incluso, si lo fuera, podría verse determinado por su condición de gestor. Echemos una mirada a nuestro alrededor y pensemos si no es éste un inconveniente con el que tienen que coexistir organizaciones similares a la nuestra. Se puede ser un magnífico gerente de la organización y no ser su líder, y el dirigente está llamado a ser esto último.

Todos somos conscientes de que mi liderazgo se ha originado como consecuencia de una situación determinada y, en cierto modo, problemática. Efectivamente, ésta y no otra ha sido la razón por la que yo he surgido como candidato. Si no nos hubiéramos entretenido tanto en polémicas infructuosas, jamás me habría planteado presentar mi candidatura. Pero la realidad es que este liderazgo se ha producido legítimamente y con bastante vigor.

No me resisto a hacer una referencia a la Fundación PROFORPA, y en concreto al tratamiento que se hace de ella en uno de los programas electorales presentado en las elecciones de Santander. Se decía textualmente que “la Fundación está agonizando, no ha cumplido ninguno de los objetivos para los que se constituyó, y sólo se la menciona de cuando en cuando para presumir de tener una Fundación”. Más allá de si es o no cierta esta rotunda afirmación, que pienso que no lo es, es claro que una candidatura no debería presentarse con esta terminología. Es loable plantear que la Fundación debe potenciarse, pero de ahí a manifestar que sólo se la menciona para presumir, parece algo demagógico. En todo caso, alguna responsabilidad debían tener también aquellos que presentaban tales objeciones.

Las expresiones agresivas, los recursos y contra-recursos, las relaciones basadas en manifestaciones prepotentes, pertenecen a una dinámica de gestión muy extendida en nuestra sociedad; cuyos componentes suelen preocuparse, sobre todo, en ir subiendo escalones de poder. Estas maneras de actuar y de expresarnos debemos desecharlas, a partir de ahora, en nuestra relación corporativa. No sólo tenemos que llamarnos a nosotros mismos “organización católica”, también debemos mostrarnos como tales.

Solamente, terminar diciendo que estas formas fueron decisivas para que algunos no consideráramos oportuno apoyar la aludida candidatura.

 

EXPERIENCIA SUFICIENTE

Siempre he pensado, y seguro que vosotros lo habréis podido comprobar, que las personas que insisten en desempeñar cargos de responsabilidad hasta el punto final de su vida participativa, en muchas ocasiones, se convierten en un obstáculo, no solo para la participación de los demás, también para la propia organización. Las aportaciones de “savia nueva” siempre serán mucho más imaginativas y, por qué no decirlo, atrevidas. En nuestra organización, seguramente más que nunca, es necesaria la renovación.

Pero también soy consciente de que a la presidencia de CONCAPA no se puede acudir con las manos en los bolsillos. Por esto creo estar en el nivel de experiencia suficiente como para, sin ser continuista, actuar respetuosamente con el pasado. Si estuviera en el declive de mi actividad participativa, fácilmente incorporaría vicios adquiridos muy difíciles de superar; y difíciles de percibir por mi mismo.

Por otra parte, no tendría ningún sentido que yo acudiera dentro de un tiempo a la presidencia de CONCAPA, agotando los últimos años de estudio de mi hijo pequeño. En el momento actual, mi vida participativa en esta organización se encuentra en su culminación, ya sea como presidente nacional o como presidente de Navarra. En coherencia con mis principios, dentro de cuatro años como mucho, tengo que dejar de asumir cargos de responsabilidad para pasar a ofrecer colaboración a los que la asuman.

 

NINGUNA VINCULACIÓN PROFESIONAL CON EL MUNDO EDUCATIVO

 
 
Utilizar la presidencia de CONCAPA como plataforma política no es muy honesto
 
 

Utilizar el cargo de Presidente Nacional de CONCAPA para colmar ciertas aspiraciones políticas siempre es una tentación; sin embargo, no es muy honesto por lo que supone de parcialidad y de falta de independencia.

Todos los que estamos involucrados en esta organización cumplimos con el requisito de ser padres o madres. Sin embargo, nuestra existencia está condicionada por la profesión que desempeñamos. No tiene por qué ser un obstáculo, pero sí puede tener determinadas repercusiones el hecho de que exista una relación profesional, mía o de algún miembro de mi familia, con el mundo de la educación.

Respecto a esta cuestión, en más de una ocasión he tenido la oportunidad de cambiar impresiones con alguno de vosotros, y siempre hemos estado de acuerdo; por lo tanto no voy a abundar en ello. Por otro lado, no quiero herir susceptibilidades; forma parte de mis principios anteponer siempre la honestidad de las personas a la sospecha hostil. Sin embargo, si mi trabajo estuviera relacionado con la educación, desde un cargo como el de la presidencia nacional de CONCAPA, sería necesario tener en cuenta los condicionantes a los que me vería sometido.

Hasta ahora no lo he manifestado por escrito, porque en el lugar donde vivo (más que en otros) a los militares nos están matando; pero creo que es lícito que conozcáis mi profesión. No os quepa duda que, cuando he decidido dar este paso, también he valorado los riesgos a los que me expongo.

 

IMPOSIBILIDAD DE ASPIRACIONES POLÍTICAS

A nadie se le escapa que la Presidencia Nacional de CONCAPA podría ser utilizada como catapulta política, lo cual es lícito; pero no dejaría de ser una concepción utilitaria del cargo. Cualquier persona con aspiraciones políticas podría hacer una gran labor en CONCAPA, pero no cabe duda que, de alguna manera, podría ocasionar cierta frustración entre aquellos a quienes representa. Si el presidente de CONCAPA tuviera aspiraciones políticas estaría interfiriendo en la consecución de los fines de la organización.

En mi persona, dada mi profesión de militar, no puede haber aspiraciones políticas. Existe la posibilidad, pero las condiciones de regreso a la profesión activa complicarían mucho mi presencia en el mundo de la política.

 

DISPONIBILIDAD LABORAL

Es frecuente oír hablar de lo necesaria que es la disponibilidad laboral en estas lides. Indudablemente se requiere una cierta flexibilidad en el trabajo profesional para poder afrontar la labor de Presidente Nacional de CONCAPA. Pero dejando esto bien claro, no debería ser determinante que la elección del presidente nacional se haga sobre aquel que cuente con más disponibilidad de tiempo. Si así fuera, deberíamos acudir al INSERSO o a las listas del paro para conseguir al mejor presidente.

Antes de tomar la decisión de presentarme como candidato, estuve consultando con bastantes personas. Naturalmente, algunas de ellas fueron mis jefes directos. Si yo no hubiera visto en ellos la disposición necesaria, os puedo asegurar que no hubiera dado el paso; a no ser que quisiera ser presidente a toda costa.

 

UNA ÚLTIMA RAZÓN

Igual debería de haber sido la primera, no lo sé. Quizá puedan ser elucubraciones de alguien que no esté en plenitud de sus facultades mentales, pero a vosotros os lo voy a plantear. Hay quien dice que la vida es el resultado de una consecución de casualidades. Vosotros y yo sabemos que la vida es un Don de Dios y un acto de suprema voluntad Divina.

Reflexionando en mi soledad a lo largo de estas últimas semanas no he podido dejar de pensar en la serie de acontecimientos (algunos trágicamente crueles) que han tenido lugar para que yo me encuentre en esta situación. Jamás me hubiera planteado, por mucho que me lo hubieran pedido, asumir la responsabilidad de la presidencia de CONCAPA. Tuvo que resultar elegido en la asamblea de Santander Agustín Dosil; plantearse un recurso y producirse la anulación de la asamblea; retirarse Ricardo Moreno, como candidato de consenso; y hasta que se produjeran situaciones de tensión personal para hacerme notar intentando aplacar los ánimos. Demasiadas casualidades para no estar por medio la Mano Divina. En todo caso, espero que esta reflexión en voz alta no sea producto de una prepotente vanidad.

 

Portada | Personal | Mis ideas | Ser dirigente | Mi experiencia
Escríbeme | Libro de visitas

2009 © José Manuel Contreras Naranjo
Mapa Web | Aviso legal

Agregar a favoritos | Convertir en página de inicio | Recomendar