Personal > Mi familia

 

 

Mi esposa Mercedes

 

 

 

 

 

Mis hijos: Helena, Gloria y Alberto Contreras López


 

Nadie nos ayuda tanto a madurar como los propios hijos. Al afrontar su educación, si se hace de manera coherente, no hay más remedio que replantearse cuestiones que dejamos aparcadas en otros momentos de nuestro camino hacia la vida adulta. Este ha sido nuestro caso. La educación de los hijos, con su felicidad como objetivo final, requiere de una madurez personal que posiblemente hoy esté faltando en muchos casos.

Nosotros debemos agradecer a nuestros hijos su existencia, única e irrepetible. Pero también su nobleza, su respeto y su comprensión. Las incidencias reales que su evolución nos ha ido presentando, a Mercedes y a mi, con las peculiaridades de cada uno; con sus reflexiones, infantiles pero ocurrentes y con absoluto sentido; con sus altibajos en las relaciones sociales; y en fin, con su apremio para participar activamente en el ámbito escolar; han sido un excelente estímulo que nos ha ayudado a intentar ser cada día un poco mejor.

 

 

 

Mis padres Lorenzo y Encarnación

 

 

Mi hermana Inmaculada

 

 

Mi hermano Jesús

 

Portada | Personal | Mis ideas | Ser dirigente | Mi experiencia
Escríbeme | Libro de visitas

2009 © José Manuel Contreras Naranjo
Mapa Web | Aviso legal

Agregar a favoritos | Convertir en página de inicio | Recomendar